Noticias

Ati Quigua, un camino intergeneracional y diverso por una Bogotá justa y en paz

A través de una demanda administrativa se intenta anular la elección al Concejo de Bogotá de la lideresa indígena Ati Quigua para el periodo 2020-2023. La demanda se funda en que la Concejal incurrió en una supuesta causal de “doble militancia” al haberse presentado para las elecciones del 27 de octubre de 2019, por la lista de la coalición de los partidos: Colombia Humana, Unión Patriótica (UP), y Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS), sin haberse retirado del Partido Alianza Social Indígena (ASI), del cual recibió el aval para las elecciones al Senado realizadas el 11 de marzo de 2008.

Los demandantes desconocieron que la hoy Concejal Ati Quigua se habría retirado oportunamente del Partido Alianza Social Indígena (ASI) al conocer la posición de esta agrupación política frente proceso de paz y de su apoyo al gobierno del Presidente de la República Iván Duque Márquez, entre otras circunstancias que hacen parte de la defensa que rendirá ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca en la audiencia programada para el día de hoy, 18 de noviembre de 2020. 

Y es que Ati Quigua ha sido reconocida por su comprometida defensa de la paz, de los derechos humanos y de la naturaleza. En su larga trayectoria como lideresa indígena, se encuentra, entre otras importantes acciones y reconocimientos, el Premio Daniele Po que le fue otorgado por la Unión Europea, el Gobierno y Parlamento de Italia, el Vaticano y la Universidad de Boloña en el año 2016, como un reconocimiento a las mujeres y asociaciones que trabajan por el ambiente y los derechos Humanos. También fue Comisionada indígena para la paz en representación del pueblo Arhuaco, al que pertenece, ante la Presidencia de la República de Colombia en el periodo 2016-2018 y llegó al Concejo de Bogotá con tan sólo 25 años, después de ganar una demanda respecto al límite de edad establecido en el Estatuto Orgánico de Bogotá, convirtiéndose en la primera mujer indígena en ser elegida para ocupar una curul en el máximo órgano de elección popular a nivel distrital.  

RELACIONADOS
Así le fue a Greeicy Rendón tratando de hablar en inglés

En su paso por el Concejo de Bogotá, durante el periodo 2008-2011, fue autora del Acuerdo 359 de 2009 que establece la política pública indígena en Bogotá, adoptado mediante el Decreto 543 de 2011. Lo mismo que del Acuerdo 347 de 2008, el cual define los lineamientos para la política pública del agua en Bogotá, el cual fue adoptado a través de Decreto 485 de 2011. Desde su curul en el Cabildo Distrital, Ati Quigua ha promovido diferentes iniciativas para dar solución a las situaciones de vulnerabilidad, exclusión, violencia y discriminación que sufren las poblaciones rurales, los grupos étnicamente diferenciados, la mujer y la infancia, al igual que ha propuesto alternativas desde los saberes ancestrales para remediar la situación de devastación de los ecosistemas en la Capital de la República.

En lo que va corrido de la actual vigencia legislativa en el Concejo de Bogotá, Ati Quigua ha promovido importantes iniciativas a favor de la diversidad étnica y el buen vivir en la ciudad. Realizó control político respecto a la situación humanitaria que afrontaron los Pueblos Indígenas Embera y Wounaan, residentes en Bogotá tras ser víctimas del desplazamiento forzado, durante el tiempo del Aislamiento Preventivo Obligatorio por el virus COVID‑19, obligado a las entidades a tomar medidas de emergencia para atender estas poblaciones vulnerables.

PUBLICIDAD

La Concejal Ati Quigua también es autora de dos iniciativas legislativas de vital importancia para la capital. Una es la inclusión del Capítulo Étnico en el Plan de Desarrollo Económico, Social, Ambiental y de Obras Públicas del Distrito Capital 2020-2024, “Un Nuevo Contrato Social y Ambiental para la Bogotá del Siglo XXI”, resultado de un proceso de concertación y construcción conjunta con los pueblos y comunidades étnicas asentadas en Bogotá, sin precedentes hasta ahora en el país, que compromete a los sectores de la Administración Distrital y Local a la inclusión en programas, planes y proyectos específicos; metas, indicadores, tiempos, responsables y asignación presupuestal dirigidos a la población étnicamente diferenciada, para la salvaguarda de sus derechos y la garantía de su supervivencia física y cultural.

RELACIONADOS
Confirman la muerte de Tito Rojas, ‘El Gallo de la salsa’

La otra iniciativa es el Proyecto de Acuerdo “Bacatá Hidrópolis” que logró votación casi unánime el pasado viernes 20 de noviembre de 2020 en Comisión del Concejo de Bogotá, con el que se busca concretar un antiguo y urgente anhelo de Bogotá: ordenar su territorio y su ambiente en torno al agua, lo que representa, además, una reivindicación de los ancestrales en cuidado y relacionamiento con los cuerpos de agua a través de los micro-territorios y las acciones de acupuntura. 

El próximo año se discutirá el Plan de Ordenamiento Territorial en Bogotá y desde su curul Ati Quigua propone incluir el enfoque de mujer, género, familia y generación,  la materialización de los derechos de la diversidad étnica, y una agenda a nivel Distrital y Local por los derechos de la naturaleza, con el que se busca impulsar la restauración, la protección y la conservación de los principales espacios vitales de la ciudad, desde diversos enfoques interculturales e interdisciplinares, para invitar a la ciudadanía a caminar hacia el Buen Vivir que enseñan los pueblos ancestrales para garantizar las condiciones para la pervivencia de las futuras generaciones.

PUBLICIDAD
La KW
error: