Farándula

No todo lo convierten en oro: los fracasos comerciales que no conocías de las Kardashian

No todo lo convierten en oro: los fracasos comerciales que no conocías de las Kardashian

El clan Kardashian ostenta una importante fortuna, fruto del arduo trabajo que todos los miembros del clan realizaron frente a las cámaras de televisión durante los últimos 14 años.

Si bien, comenzaron su carrera como familia a través del exitoso reality “Keeping Up With The Kardashians” y sus numerosos spin-off, el clan fue capaz de levantar un imperio en base a su fama, pero también el ingenio para los negocios.

Desde colecciones de ropa hasta lo más popular, el maquillaje, son los protagonistas de los emprendimientos que ejercieron las mujeres del clan que tiene como matriarca a Kriss Jenner, considerada como el cerebro detrás de la familia, según Vanity Fair.

Sin embargo, sus hijas no se quedan atrás, Kim es una influyente estrella internacional, Kendall una de las modelos mejor pagadas de la industria y Kylie, que a sus 23 años, maneja su exitosa empresa Kylie Cosmetics, que la ha puesto incluso en las prestigiosas listas de Forbes (con un leve revés al final).

Sin embargo, como cualquier emprendedor, el clan Kardashian también falla y han tenido caídas que pueden pasar desapercibidas, pero que les han enseñado que aunque sea un camino de millonarias a multimillonarias, nada es fácil en la vida.

Una demanda millonaria por una Tarjeta de Crédito

Lo que comenzó como un lucrativo negocio, finalizó con una demanda por 75 millones de dólares. Se trata de la “Kardashian Kard”, una tarjeta de crédito, avalada por MasterCard, que llevó el rostro de las famosas hermanas, que también debían promocionar.

Según comentó The Hollywood Reporter, Kim, Khloe y Kourtney debían mencionar los beneficios de la tarjeta a la prensa y a través de redes sociales a cambio de una remuneración fija y un porcentaje de los ingresos de Revenue Resource Group, la compañía que las contrató.

Sin embargo, el acuerdo, que debía durar dos años, fracasó cuando las hermanas declinaron seguir adelante, ante las tarifas que cobraba la compañía, algo que no habrían considerado al firmar y que dejaron claro al momento de terminar el contrato, lo que les trajo más de un problema.

Revenue Resource Group demandó a las Kardashian por 75 millones de dólares, ante el incumplimiento de contrato, pero también porque se vieron envueltos en una ola de mala publicidad que ahuyentó a posibles clientes, esto gracias a los comentarios en torno a las tarifas y cargos que estaban asociados al producto bancario.

Esto mermó la reputación de la compañía, sin embargo, las hermanas se defendieron a través de una estrategia legal, comandada por Michael Kump y Jeremiah Reynolds, parte de la firma Kinsella Weitzman Iser Kump & Aldisert de Santa Mónica, que finalmente terminó con la desestimación de la demanda, destacó Business Insider.

¿Era Kris Jenner la nueva Oprah de la televisión americana?

Sin duda, los programas de conversación son los favoritos de los americanos y la mommager (mamá manager), Kris Jenner, lo tenía tan claro, que no dudo en lanzar su propio talk show en 2013.

El programa homónimo mantuvo a la matriarca de la familia frente a las pantallas de televisión, en lo que Vanity Fair describió como un intento de independizarse de su camada, con invitados famosos y un enfoque en belleza, estilos de vida y tendencias.

Sin embargo, la producción que se grabó en Los Angeles y se distribuyó durante 6 semanas a través de algunas estaciones de FOX, no obtuvo la aprobación de los ejecutivos de la popular cadena de televisión para continuar al aire y se canceló.

Acorde a lo que informó Business Insider, Jenner promediaba un rating de 0,8, lo que es desastroso para los ejecutivos televisivos, así como para los anunciantes que vieron en Kris una oportunidad para mostrar sus productos.

Esto, pese a que en un intento desesperado por subir su audiencia, reveló la primera imagen de North West, la hija de Kim y Kanye West en el último capítulo. Sin embargo, no sirvió de nada, ya que para FOX estaba todo perdido.

El problema radicaba en que pese a que los talk show son un mercado con gran audiencia, Kris no hizo nada para diferenciarse de sus colegas y para escuchar hablar de las Kardashian’s durante una hora, la televisión americana ya tenía el reality, consignó Business Insider.

El vicepresidente de Fox, Frank Cicha, fue más duro indicando que era poco interesante e incluso tuvo duras palabras para Kris: “Cuando la cámara la enfoca no es que parezca una liebre aturdida por las luces de un coche, sino una liebre que hubiera sido atropellada por un camión”, informó Vanity Fair.

Kendall y Kyle: las autoras

Aunque no llevan el apellido Kardashian, las menores del clan son famosas desde pequeñas y supieron a tiempo capitalizar la popularidad que vino con la exposición de su vida. De hecho, en 2015 les valió un puesto en la lista de los 30 Adolescentes Más Influyentes que elabora la revista Time, destacó El Mundo.

Mientras que Kendall lleva una exitosa carrera como modelo, posando o caminando para influyentes marcas como Chanel, Givenchy, Calvin Klein o Victoria Secret’s, Kylie mantiene su imperio Kylie Cosmetics, siendo considerada como la billonaria más joven de la historia por Forbes, aunque un año después retiró el título al dudar de la real rentabilidad de la empresa.

Sin embargo, en 2013 las hermanas se aventuraron en el mundo literario y presentaron su primera novela de ciencia ficción llamada Rebels: City of Indra, que presentaba la historia de unas gemelas, Lex y Livia, que poseen superpoderes y emprenden un viaje juntas, sin entender que el mayor peligro para cada una, puede ser la otra, indicó Kendall Jenner a Vogue.

La obra literaria, que se lanzó con bombos y platillos, fue un desastre comercial y además, recibió duras críticas de columnistas como Sherryl Connelly, quien manifestó su decepción en el New York Daily News.

El Mundo destaca que Connelly indicó: “El argumento (este, al menos, sí que tenía argumento) gira en torno a un par de jóvenes, Livia y Lex. La primera vive en la zona pija de la ciudad, la segunda en la zona pobre. Lo que diferencia a estas dos zonas es que la zona pobre no tiene acceso a operaciones de cirugía estética”.

Sin embargo, las californianas que estaban en la portada del libro no habían escrito la novela, sino que la obra pertenecía a Maya Sloan, quien habría realizado la publicación a partir de una idea de las hermanas Jenner, indicó El País.

Los calcetines de Rob Kardashian

Si hablamos de olfato empresarial, esto se da en el lado femenino del clan Kardashian, considerando que el único hombre entre los 6 hijos de Kris Jennes es el único que no ha logrado amasar una fortuna a partir del reality que llega a su fin en 2014.

Rob Kardashian, que no lleva la característica “K” en su nombre, a diferencia de sus hermanas fue duramente afectado por la sobreexposición de la familia, llegando a engordar 45 kilos en sólo unas semanas, debido a la presión y la ansiedad que desataba su fama, consignó El País.

Sin embargo, eso no mermó en sus ganas de desarrollar su faceta empresarial en 2012, a través del lanzamiento de su propia línea de calcetines de lujo. Para ello, creó la compañía Arthur George, que si bien le dio dividendos, estos se alejaron bastante de lo que creaban sus hermanas, individualmente.

Desafortunadamente, en 2018, el menor de los Kardashian se vio obligado a vender la compañía que lo definió por tanto tiempo, esto porque estuvo envuelto en una batalla legal con su ex pareja, Blac Chyna, por la tuición de su hija, Dream Kardashian, indicó W Magazine.

Sin embargo, la compañía no quedó en manos ajenas, ya que fue su madre, Kris Jenner quien compró Arthur George, la marca que contó con Kloe, Kendall y Kylie entre sus modelos de calcetines.

Redacción
error: